Migrantes

La mano detrás de la invasión en nuestra frontera. La caravana migrante al descubierto.

 

A pocos meses de iniciar su periodo de gobierno, Andrés Manuel López Obrador ha renunciado a varias promesas de campaña.

Su defensa de la burocracia, su desinterés por juzgar a los políticos del pasado y la presión de los contratistas inmobiliarios son una advertencia de lo que viene.

Luego de que políticos de todos los partidos se pronunciaran a favor de las invasiones de extranjeros en el sur del país, el Presidente electo declaró lo siguiente.

“Se trata de dar opciones. nosotros a partir del primero de diciembre vamos a ofrecer empleo a migrantes centroamericanos. ese es un plan de trabajo que tenemos. el que quiera trabajar en nuestro país va a tener apoyo, una visa de trabajo. no atenderÉ el asunto sólo con deportaciones o medidas de fuerza”. 1

Resulta absurdo que los mismos políticos que por décadas nos han dicho que debemos “acoplarnos al mundo”, ahora quieran hacer de México una excepción cuando en todas partes vuelven los controles migratorios y fronterizos.

México no es un país de oportunidades

No es el momento para mentir sobre nuestra realidad. El salario mínimo actual de un trabajador es de aproximadamente 90 pesos por día. Eso no alcanza para vivir ni mucho menos para mandar remesas a Tegucigalpa.

Lejos de crear empleos a extranjeros, la solución radica en construir una política migratoria propia con preferencia al nacional.

Se necesitan controles fronterizos. Se requiere un registro de entrada y salida de extranjeros. Urge una política de visados sustentada en el interés de México.

De igual manera, necesitamos empresas nacionales, fábricas y centros artesanales para la mano de obra mexicana surgida de las escuelas técnicas.

No debemos olvidar que los países centroamericanos y las entidades federativas de la República Mexicana fueron trazados por los caciques.

En efecto, fueron los caudillos liberales del Siglo XIX los que trazaron los límites para poder dominar su región como propiedad familiar.

Ninguna revolución logró desterrar los cacicazgos. Ahí están los Somoza (o los Ortega) en Nicaragua. Ahí están los Duarte en Veracruz. También tuvimos a los Figueroa en Guerrero.

México y Centroamérica deben restaurar su unidad política. Pero eso solo es posible derrocando a los caciques, y esto no es posible sin una fuerza nacionalista inmersa en el poder.

La mano de George Soros

Andrés Manuel pretende que el Tren Maya otorgue empleo a un segmento de migrantes centroamericanos como trabajadores asalariados.

Sin embargo, nada de esto se entiende sin la intervención de George Soros y su legión de usureros internacionales en las campañas electorales de Estados Unidos.

En el mundo real, las mafias colombianas y salvadoreñas se han impuesto en regiones enteras de México y Costa Rica, lo cual no es halagüeño.

Y si muchos nos indignamos cuando Ricardo Anaya felicitó a las mujeres tijuanenses por “formar familias” con migrantes haitianos que dejaron una estela de embarazos y familias rotas en Brasil y Bolivia, habrá que prepararnos para mas sorpresas.

1. https://www.eluniversal.com.mx/nacion/politica/amlo-promete-visa-de-trabajo-centroamericanos

Related posts

¿Qué es el “Pacto Migratorio” de la ONU? ¿A dónde nos quieren llevar?

Juan C. López Lee

Crónica de una traición anunciada. El conflicto migratorio en su punto mas álgido.

ricardo

Respaldamos a la Guardia Nacional. Exigimos deportación.

frentenacionalista