Seguridad pública

Control de armas, tabú a romper. Delincuentes armados, pueblo indefenso.

 

Vivimos en tiempos difíciles, el pan de todos los dias es esperar volver a casa del trabajo un día más sin haber sido agredidos por algún criminal de poca monta, confundidos por un cartel delictivo o desaparecidos por algún cuerpo policial.

Es evidente que el estado al día de hoy no puede garantizar nuestra seguridad, y la verdad parece que es algo que no les importa mucho en verdad, llevamos años viviendo bajo gobiernos que prefieren pensar en cómo ganar la próxima elección a que un ciudadano llegue a casa a cenar una noche más.

Nuestro gobierno jamás ha confiado en nosotros, nos temen, son conscientes de sus fallas, y es por eso por lo que jamás han puesto sobre la mesa, de una manera verdaderamente seria, la libre portación de armas para cualquier ciudadano, ya sea para su defensa, la de su familia, de sus bienes, y más importante aún, como una señal de advertencia ante cualquier amenaza estatal o incluso extranjera.

La Constitución Politica de los Estados Unidos Mexicano, prevé en su artículo 10 el derecho a poseer armas en nuestro domicilio para defensa, pero seamos honestos, estamos ante letra muerta, en el año 2018 hubo un aproximado de 3 mil solicitudes hechas a la SEDENA para adquirir un arma, de las cuales fueron aprobadas menos de 100, la realidad es que vivimos en un país en el que es más fácil que un delincuente consiga un arma para asaltarte en pleno Paseo de la Reforma, a que un padre de familia, trabajador y buen ciudadano, consiga un arma para protección de su familia.

Los retractores de la libertad en el uso de armas basan su argumentación en seguridad, en que el ciudadano no sabe usarlas, ¿pero saben qué? Los delincuentes ya están armados sea o no legal la venta de armas, ¿y saben una cosa más? No pueden esperar que la ciudadanía sepa usar responsablemente las armas si nunca se ha querido otorgarnos la confianza de portarlas.

Seamos honestos y dejemos de engañarnos, al gobierno no le preocupa que si tenemos acceso a armas nos matemos entre nosotros, al gobierno lo que le preocupa es que un día las apuntemos hacia ellos, los malos ya están armados y obvio no quieren que los buenos lo estén igual para hacerles frente.

Es tiempo de que se le trate con respeto al pueblo de México, la inseguridad ha destrozado los aspectos más elementales de nuestra vida diaria, por lo que se debe de dar prioridad en el Congreso de la Unión a una reforma constitucional que consagre un derecho real y capaz de materializarse, respecto a la libre portación de armas.

Si ningún partido político actual es capaz de dar una respuesta eficiente a la problemática de la realidad histórica, los mismos deben ser deshabilitados y sus miembros vetados de la vida pública del país, llámese MORENA, PRI, PAN, PRD o cualquier otro de sus rémoras parasitarias.

Por Ricardo R. Olivares

 

Related posts

La república nos trata como basurero. Traerán más reclusas a Morelos.

munozcortes

Pena de muerte y derechos humanos. ¿Debe México implementarla?

Juan C. López Lee

Narcotráfico ¿Guerra o Legalización? La destrucción del tejido social.

Juan C. López Lee