Política

Reducir el presupuesto de los partidos políticos.

Por David Quiroz Bautista

El día de hoy, el Presidente Andrés Manuel López Obrador hablo acerca de la importancia de reducir el presupuesto a los partidos políticos e instituciones electorales del país.

Esto pone sobre aviso a los representantes de los partidos políticos, principalmente porque se avecina la renovación de la Cámara de Diputados, los Congresos Locales y diversos cargos de elección popular a nivel estatal y municipal.

Algo que pesa bastante es la probable reducción al capital asignado para hacer campañas y realizar los ejercicios democráticos, que aunque suene bien puede ser un “arma de doble filo” por el alto índice delictivo y el poderío que han alcanzado los Carteles, gracias a la descomposición del sistema político mexicano.

Por otra parte, quitar presupuesto a los partidos políticos, podría oficializar o convertir en público lo que ya sucede en privado, pues existiría una practica similar a la que prevalece en el vecino del norte.

En Estados Unidos, la negociación y el cabildeo son el mecanismo que emplean los políticos para obtener aportaciones legales que ayuden a financiar sus campañas.

Para algunas personas esto es bueno porque el sistema de representación norteamericano ha sido menos propenso a la corrupción pero cuando la negociación predomina como forma de hacer política, las opciones terminan por desdibujarse.

Es indudable que el diálogo puede dar frutos pero no a costa de la hipocresía.

Si los programas, discursos e ideas son esencialmente iguales lo que dominará es la apatía. Con apatía no hay participación y sin participación tampoco habrá “democracia”.

Los costos del sistema de partidos en México

Para las elecciones del 2018, el presupuesto asignado a los partidos políticos fue 21% mas grande que el que les correspondió en las elecciones del 2012.

El Partido Acción Nacional recibió alrededor de 1282 millones, el Partido Revolucionario Institucional recibió alrededor de 1700 millones, el Partido de la Revolución Democrática 773 millones, el Partido del Trabajo 376 millones, el Partido Verde 578 millones, Movimiento Ciudadano 537 millones, Nueva Alianza 419 millones, MORENA 650 millones y el extinto Partido Encuentro Social 398 millones.

Estamos hablando de un total de 6702 millones que abarcan actividades ordinarias, actividades mas específicas, gastos de campaña, franquicias postales y franquicias telegráficas.

Si bien la reactivación económica del país es el tema principal y más importante, es evidente que algo debe hacerse con el financiamiento de los partidos políticos.

Bien puede abrirse ahora una etapa nueva, dónde recuperar la soberanía popular permitiría transformar el presente que vivimos o el futuro de nuestros hijos.

Fuentes virtuales:

https://www.forbes.com.mx/mexico-tendra-en-2018-las-elecciones-mas-caras-de-su-historia/

Related posts

La renovación de los consejeros del INE, riesgo y oportunidad.

David Quiroz

La lógica de la mentira en Baja California. Mandatos de dos años.

Juan C. López Lee

Hugo Chávez en México. El chavismo y la gran finanza internacional.

munozcortes