Ideología

Marxismo cultural. ¿Qué dijo realmente Antonio Gramsci?

Regular excesivamente las actividades económicas no hace sino fomentar el burocratismo y restringir la generación de riquezas. Las ventajas de la libre iniciativa a nivel comunitario son evidentes porque alientan al desarrollo democrático de las fuerzas productivas.

Sin embargo, las groseras injusticias sociales y el caos moral que corroen nuestra sociedad actual ponen de manifiesto que el liberalismo como paquete completo es bastante nocivo.

Izquierdas y derechas, una breve historia

Aunque la izquierda moderna retrate al neoliberalismo como el enemigo, las cosas no eran así al principio. Mientras Federico Engels celebraba la entrada de México a la modernidad capitalista cuando la intervención norteamericana cortó nuestro país a la mitad en 1848 1 la Iglesia Católica condenaba los excesos del liberalismo

Otro siglo mas pasó y sea como sea, con la muerte de Hitler en 1945, el liberalismo se impuso a los últimos vestigios de la antiguedad tradicional.

De igual manera, con la caída de la URSS los huérfanos del marxismo se fundieron en el liberalismo para conformar el pensamiento dominante de nuestro tiempo.

Irremediablemente, todo lo que existe en el mundo democrático es económica o socialmente liberal. Eso es una realidad ineludible.

El papel de la derecha conservadora

La derecha conservadora perdió cuando no supo o no quiso dirigir la revolución que las masas trabajadoras demandaban ante los abusos e injusticias del capitalismo. 3

Tras las revoluciones del Siglo XX, lo que quedaba del conservadurismo se integro en el liberalismo bajo la protección de su viejo adversario, que los invitaba como socios menores para hacer frente al comunismo, siendo este el origen de la derecha actual en casi todo el mundo.

Por poner un ejemplo, el Partido Nacional surge en Chile a mediados del siglo pasado para “desarraigar las amenazas colectivistas y totalitarias que el marxismo y la democracia cristiana representan” 4.

Sin embargo, hacía mucho tiempo que el conservadurismo era incapaz de ofrecer algo más allá de la nostalgia religiosa y el espíritu humanista que aún inspira a los jóvenes provida en la actualidad.

para todo efecto práctico, el conservadurismo es una causa perdida, que solo sirve ocasionalmente al liberalismo para tomar distancia con respecto a la izquierda.

Los chilenos pinochetistas de la Unión Demócrata Independiente son un claro ejemplo de ello.

El Marxismo modifica así su fisonomía hacia enfoques más sutiles como el de Gramsci … apoderarse de las sociedades libres a través de la erosión de sus instituciones fundamentales y del dominio de la cultura … se fomenta la destrucción sistemática de los valores cristianos… la familia y las costumbres … 5

Marxismo cultural. ¿Realmente existe?

Es importante reconocer que el liberalismo capitalista obtuvo un triunfo indiscutible. Las viejas luchas ideológicas pasaron a segundo término en un mundo donde lo que está en juego no son asuntos económicos o políticos sino cuestiones existenciales.

Llegará el día en que será preciso desenvainar una espada por afirmar que el pasto es verde“.”

G. K. Chesterton

Tras la caída del muro de Berlín, la velocidad de los cambios hacía imposible una revisión coherente de los programas económicos marxistas.

Además, los comunistas que vivían en países occidentales se habían percatado de que la gente no votaba por ellos por temor a perder libertades o por rechazo a la dictadura soviética. Momentáneamente habia que olvidarse de la colectivización económica para entablar una lucha de tipo cultural.

Para los huérfanos del marxismo, no había mas alternativa que fusionarse dentro del espectro liberal triunfante.

Es en este punto cuando se menciona frecuentemente a Antonio Gramsci, un comunista italiano al que Agustín Laje y otros influencers de la nostalgia conservadora han bautizado como el padre de la izquierda abortista, feminista y sexodiversa.

¿Qué dijo realmente Antonio Gramsci?

Para Antonio Gramsci, las concepciones, valores y creencias propias del capitalismo se encuentran tan arraigadas en la población, que este no siempre necesita del uso de la fuerza del estado para sostenerse, puesto que la propia idiosincrasia de la población lo hace por si misma.

Por tanto, quienes defienden la existencia de un marxismo cultural argumentan que en un mundo de transformaciones constantes como el actual no es posible entablar una lucha de clases de tipo economico sin antes realizar una de tipo cultural o hegemónico: gays vs heterosexuales, transexuales vs gays, mujeres vs hombres, musulmanes vs cristianos, etc.

Sin embargo, su teoría de las estructuras busca explicar las razones culturales que orillaron al campesinado italiano a dar la espalda a la burguesía urbana en su lucha contra los terratenientes en tiempos de Garibaldi y la reunificación italiana.

Muy poco tiene que ver Gramsci con el aborto, el feminismo o la ideología de género, fenómenos que el  marxismo soviético denunció como desviaciones capitalistas desde los años treintas.

Aunque muy útiles para erosionar la institución familiar, ninguna de estas modas actuales opera contra la hegemonía cultural del capitalismo sino a su favor.

Por tanto, si la izquierda actual evoca la figura de Antonio Gramsci para justificar su apoyo al aborto o a la ideología de género, esto es para que la sociedad identifique esas cosas como productos del socialismo y no del liberalismo, de donde realmente provienen.

Y es aquí donde entran a escena conservadores nostálgicos como Agustin Laje o Nicolás Márquez para defender las bondades del mercado y alertar a la gente sobre la amenaza comunista, que bajo la forma de marxismo cultural no es sino otra cara más del liberalismo.

De una u otra manera, todos cumplen su función en el marco de un sistema ideológico inhumano, decadente e intelectualmente deshonesto.

Fuentes bibliográficas.

1. “En América hemos presenciado la conquista de México, y nos hemos regocijado con ella. Se trata de un progreso el que un país que hasta ahora se ha visto envuelto exclusivamente en sus propios asuntos, perpetuamente escindido con guerras civiles y completamente entorpecido en su desarrollo, un país cuyo mejor prospecto había sido llegar a estar sujeto industrialmente a Gran Bretaña, sea puesto por la fuerza en el proceso histórico. Es del interés de su propio desarrollo que México sea puesto en un futuro bajo el tutelaje de los Estados Unidos. La evolución de toda América se beneficiará por el hecho de que Estados Unidos, por medio de la posesión de California, obtenga el mando del Pacífico”. 23 de enero de 1848 en Deutsche-Brüsseler-Zeitung, Deferico Engels.

2. La encíclica Rerum Novarum del Papa León XIII desarrolla la doctrina social cristiana. Sin embargo, el catolicismo se opuso al liberalismo filosófico varios siglos antes. https://www.vatican.va/content/leo-xiii/es/encyclicals/documents/hf_l-xiii_enc_15051891_rerum-novarum.html

3. El movimiento alemán denominado konservative revolution culpó a los aristócratas conservadores de no haber sabido identificar al liberalismo y no a los trabajadores, como el enemigo de la civilización.

4. El Partido Nacional de Chile formalizó su existencia en 1966 tras haber existido antes como una alianza liberal-conservadora que vio mermado su apoyo por la irrupción de la democracia cristiana de Eduardo Frey.

5. La Unión Demócrata Independiente forma parte de la coalición que ha llevado al poder a Sebastián Piñera en sus dos periodos presidenciales. https://www.udi.cl/doctrina-y-principios/declaracion-de-principios/

6. La izquierda ha elaborado palabrerias filosoficas interminables en torno a Gramsci para terminar reconociendo que las contribuciones del italiano en temas como el feminismo o las leyes de género fueron totalmente involuntarias. https://contrahegemoniaweb.com.ar/2019/03/11/antonio-gramsci-y-el-feminismo-la-naturaleza-esquiva-del-poder/

Related posts

Un socialismo nacionalista como alternativa frente a la plutocracia capitalista.

Juan C. López Lee

Los intelectuales contra México. ¿Quiénes son los ideólogos del sistema?

Juan C. López Lee

El Hombre Nuevo

frentenacionalista