Destacados Migrantes

Urgente mensaje de la delegación del frente en Chiapas. ¡Todos a luchar!

Tapachula, Chiapas, México. Septiembre de 2020

A la opinión pública:

En vista de la crisis actual que vive nuestro país y el resto del mundo, los ciudadanos del estado de Chiapas e integrantes del Frente Nacionalista de México en Tapachula, queremos informar específicamente sobre el fenómeno de la caravanas migrantes, pero principalmente sobre los centroamericanos que han llegado en forma masiva e ilegal, violando flagrantemente nuestra soberanía nacional.

Hemos repudiado su presencia porque lejos de ingresar a nuestra amada patria pacíficamente y con gratitud, lo hacen por la fuerza bruta, abriéndose paso a pedradas, golpes y patadas, sin ningún respeto a nuestras puertas fronterizas y autoridades federales como la Guardia Nacional, la Policía Federal y al Instituto Nacional de Migración, a cuyos miembros agreden verbal y físicamente.

No podemos quedarnos callados mientras estas personas ingresan masivamente por la frontera sur entonando los himnos de sus respectivos países, quemando en algunos casos nuestro lábaro patrio e izando los suyos en nuestro suelo ante nuestros ojos.

Los mexicanos trabajadores, que luchamos por el sustento cotidiano de nuestras familias con esfuerzos honrados, no podemos permitir que se nos humille y pisotee, pues tal parece que estas personas tienen más derechos que nosotros, recibiendo de los gobiernos como resultado directo del pago de nuestros impuestos, cuantiosas sumas de dinero en pagos semanales, quincenales y mensuales, que ocupan para alimentarse, vestirse o en algunos casos para consumir alcohol, mariguana y otros narcóticos.

En la mayoría de los casos, los integrantes de estas caravanas no ingresan a México por guerras, hambrunas o persecuciones políticas en sus países de origen. Son invasiones disfrazadas, financiadas por organizaciones y activistas internacionales que sólo buscan crear caos, violencia y desestabilización en nuestro país, tal y como viene ocurriendo desde hace muchos años en Europa.

Sabemos que la región sur-sureste de México ha sido y es una de las zonas de nuestro país con mayor rezago industrial y económico. Además, conocemos muy bien la falta de fuentes laborales y la nula generación de empleos que perjudica a millones de compatriotas en la región.

Pero ahora, con el fenómeno migratorio en el sur de México, debemos enfrentar también un repunte de la criminalidad. Además, hay un colapso de servicios públicos fundamentales como el agua potable, pues al tener a más de 150,000 residentes extranjeros en el estado mexicano de Chiapas como consumidores directos, la carga económica recae ahora sobre los ciudadanos mexicanos que pagamos este servicio.

Para organismos nacionales e internacionales, el acceso de los extranjeros a la salud pública y a otros servicios en México resulta prioritario, mientras los ciudadanos mexicanos somos ignorados y abandonados a nuestra suerte.

Así como el gobierno de Andrés Manuel López Obrador destina ayuda preferencial a los países centroamericanos, muchos apoyos se otorgan a quienes se han establecido en México sin trabajar ni haber hecho nada para ser beneficiados de tal manera. En cambio, nosotros los mexicanos del sureste estamos sujetos al rigor de los impuestos y a ser ignorados por las autoridades.

Muchos centroamericanos recien llegados cometieron delitos en sus países de origen, incluyendo a los mundialmente conocidos “Maras Salvatruchas”. De hecho, los niveles de criminalidad en Chiapas, y sobre todo en la región Soconusco, se han disparado a niveles nunca antes vistos.

Por si fuera poco, de acuerdo con la Secretaría de Salud, la tuberculosis pulmonar ha resurgido con mayor fuerza y los propios medios oficialistas han informado que en las caravanas migrantes viajan portadores de enfermedades sexualmente transmisibles como la gonorrea, la sífilis y el VIH Sida. Esto sin tomar en cuenta el probable impacto en lo que respecta al Covid19, que hasta ahora no se puede cuantificar.

En Tapachula, los extranjeros deambulan en todas direcciones, haciendo sus necesidades en la vía pública, hostigando e intimidando a los pacíficos y solidarios mexicanos con palabras hostiles y actitudes violentas, acosando a las niñas y mujeres jóvenes, arrojando a la basura los alimentos que bondadosamente les han sido dados por los tapachultecos.

Gozan de protección por parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CNDH y CNIDH), de la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (COMAR), del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y de los tres ordenes jerárquicos del sistema de gobierno mexicano, dejando a los mexicanos originarios en un auténtico estado de indefensión.

Tanto en su estancia en Chiapas como en su tránsito al interior del país, muchos extranjeros dejan una huella de violencia y crímenes que no se persiguen ni se sancionan, pues para esa gente las leyes mexicanas son letra muerta, y en la vida práctica estas solo existen en el papel.

Se pierde cada vez más el sentido de identidad y pertenencia que tenemos sobre la tierra que nos ha visto nacer y crecer y en la cual vivimos, pues la extranjerización de nuestra nación trae consigo otras idiosincrasias que nada tienen que ver con la nuestra, y corrompen nuestro patrimonio cultural nacional.

Nosotros, los nacionalistas mexicanos del sureste reclamamos y exigimos al gobierno que preside el Lic. Andrés Manuel López Obrador, la salida de México del “Pacto de Migración Global” y el de “Libre Tránsito”, firmados por el ex presidente Enrique Peña Nieto en la Organización de Naciones Unidas y que fueron ratificados por el presidente federal actual, sellando así el destino perverso y malévolo para nuestro pueblo, pues dichos convenios otorgan vía libre a quienes invaden nuestras tierras y propiedades para vivir cómodamente en la República Mexicana sin tener que trabajar para obtener por sí mismos el patrimonio que los mexicanos con mucho esfuerzo y trabajo se han forjado con el honesto esfuerzo de generaciones enteras dedicadas a la construcción social de nuestro país.

Es momento de exigir que se cierren las fronteras del sureste mexicano, que haya vigilancia en las fronteras y que no se desampare a la población mexicana en esta región que poco a poco cede a merced de los delincuentes y criminales extranjeros. Así mismo, es hora de que todo extranjero radicado ilegalmente en nuestro país sea deportado a su lugar de origen como medida para evitar mas incursiones.

Es una desgracia para todos que los gobiernos mexicanos sean cómplices y ejecutores de estas incursiones masivas que únicamente responden a intereses externos, nocivos y perniciosos, pues con ésto se está exterminando la mexicanidad en todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida.

¡El gobierno federal y el resto de las autoridades debe asumir un compromiso para con el pueblo del sureste, pues de continuar esta tendencia entreguista, nos veremos obligados a actuar en consecuencia, con apego a derecho pero con toda firmeza!

Quienes expresamos lo anterior somos conscientes de que México debe ser para los mexicanos. Vivimos en el sureste mexicano y aquí permaneceremos, pues no descansaremos hasta que la frontera sur quede sellada.

Tapachula de Soconusco, Chiapas, México.

Vinicio Argüello

Frente Nacionalista de México.

Delegación Chiapas.

*Fuentes consultadas:

Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Información, INEGI
Instituto Nacional de Migración, INM
Secretaría de Salud del Gobierno de México, delegación Tapachula y Soconusco, Chiapas. SS
Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados, COMAR, sede Tapachula.
Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, sede Tapachula.
Comisión Nacional de los Derechos Humanos y Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, sede Tapachula.
Secretaría de Relaciones Exteriores, SRE, oficinas centrales en la Ciudad de México.
Consulados centroamericanos, sede Tapachula, Tuxtla Gutiérrez y Comitán de Domínguez, Chiapas.
Guardia Nacional, GN, VII Regimiento Militar Motorizado, zona Tapachula.
Secretaría del Bienestar, delegación Tapachula.
Comisión Nacional del Agua, CONAGUA, delegación Soconusco.

Related posts

George Floyd. Las protestas en Estados Unidos.

Juan C. López Lee

Conferencia estudiantil sobre los engaños cibernéticos.

Juan C. López Lee

Hiroshima y Nagasaki, un genocidio olvidado.

Juan C. López Lee