Actualidad

Acerca de la toma de la CNDH por feministas.

La toma de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos no es motivo de sorpresa como tampoco lo es el hecho de que las autoridades no hagan absolutamente nada para desalojar el inmueble ni arrestar a quienes lo invadieron.

No obstante, bien podemos aprovechar el momento para recordar lo que el pensador español José Ortega y Gasset escribió en su artículo “Democracia morbosa” que data del año 1917.

“Vivimos rodeados de gentes que no se estiman a sí mismas, y casi siempre con razón. Quisieran ellas que a toda prisa fuese decretada la igualdad entre los seres humanos; la igualdad ante la ley no les basta: ambicionan la declaración de que todos somos iguales en talento, sensibilidad, delicadeza y altura moral.

Cada día que esta irrealizable nivelación tarda en suscitarse es una cruel jornada para esas criaturas “resentidas”, que se saben fatalmente condenadas a formar el último estrato moral e intelectual de nuestra especie.

Cuando se quedan solas, de su propio corazón emanan bocanadas de menosprecio para sí mismas. Sus pobres esfuerzos para desempeñar papeles vistosos en la sociedad resultan inútiles.

Su aparente triunfo social envenena más su interior, revelándoles el desequilibrio inestable de su vida, a toda hora amenazada por un justiciero derrumbamiento.

Aparecen ante sus propios ojos como falsificadoras de sí mismas, como monederos falsos de trágica naturaleza, donde la moneda falsificada es la misma persona que se falsifica a si misma.”

Nosotros no difundimos un Patriotismo cívico como el de Benito Juárez o el de Francisco I. Madero pero en dado caso, lo sucedido en la CNDH funge como una muestra más de cómo el sistema político corrupto comienza a implosionar dentro de sí mismo y autodestruirse.

Igualmente es fiel ejemplo de cómo la ley sigue siendo letra muerta en un país donde un grupo de delincuentes puede ingresar a una instalación ligada al estado mexicano para vandalizar y destruir sin ninguna consecuencia por el solo hecho de ser mujeres.

Y no sólo por el hecho de ser mujeres sino por ser anarquistas y por ser feministas pues si se tratara de mujeres religiosas o de ultraderecha protestando por la introducción de la ideología de género en las escuelas bien podríamos decir que inmediatamente la fuerza pública habría actuado en su contra.

De igual manera, si las instalaciones agredidas hubiesen sido edificios de Carlos Slim, o relacionados con los bancos extranjeros, bien podríamos estar hablando de una detención inmediata en un país cuya decadencia capitalista hace prevalecer lo privado sobre lo público.

Mucha razón tenía José Ortega y Gasset cuando hablaba acerca de cómo el liberalismo democrático llevaria a la humanidad a una total inversión de valores y a una destrucción generalizada de la salud mental.

Related posts

Comunicado del frente ante las calumnias de ultraizquierdistas.

Juan C. López Lee

Fideicomisos, opacidad y agenda de género

Juan C. López Lee

Martin Luther King y el #ParoDeMujeres | Frente Nacionalista de México

Juan C. López Lee