Internacional

Entrevista al frente en 3DROGA de Polonia

Agradecemos a los camaradas del movimiento Tercer Camino de Polonia o 3DROGA, la oportunidad que nos brindaron para dar a conocer los postulados del Frente Nacionalista de México.

Estamos traduciendo la entrevista completa en este artículo, pero adjuntamos también el enlace directo al sitio web de la organización Tercer Camino:

“Nacjonaliści to prawdziwi buntownicy, prawdziwi rewolucjoniści, ci, którzy pracują dla dobra ludzkości, obrońcy prawdziwej różnorodności.”- wywiad z Juanem C. Lopezem Lee z Frente Nacionalista de México

Gracias por concedernos una entrevista. Preséntese a nuestros compatriotas. ¿Qué le hizo unirse al nacionalismo mexicano y formar parte del Frente Nacionalista de México?

En México, intelectuales y gobiernos nos enseñan desde pequeños que los mexicanos somos pobres, holgazanes e ignorantes por naturaleza, y que nacimos para ser derrotados. Reaccionamos contra tales cosas y nos dimos cuenta de que tenemos todo lo necesario para desarrollarnos y prosperar. Descubrimos que la derrota solo es un estado de ánimo y que la historia ha sido manipulada.

¿Qué tipo de nacionalismo representa el Frente Nacionalista de México?

México estaba en camino de convertirse en una potencia mundial pero este proceso se vio interrumpido. Los gobernantes y las logias quisieron “modernizar al país” desmantelando las tradicionales instituciones indígenas que lo hicieron próspero hasta antes de que la dinastía borbónica gobernara España. Al adoptar instituciones estadounidenses y el positivismo francés, nuestro país perdió el rumbo y quedó debilitado. Tanto la filosofía nativista indígena como el identitarismo hispánico deben servir para unirnos. Queremos unir a todos los radicales que reaccionan contra el sistema político liberal-centrista-moderno.

¿Qué lugar tiene la religión en el nacionalismo mexicano?

Si bien no apoyamos ninguna forma de clericalismo, defendemos los valores tradicionales. Con esto quiero decir que incluso cuando existe una minoría considerable de nuestra población que ha abrazado nuevas religiones (las iglesias evangélicas en particular), casi todos rechazan las tendencias feministas y las modas sexuales que destruyen la institución familiar. Rechazamos el ateísmo y recomendamos a nuestros miembros que crean, que practiquen una fe.

¿Qué tienen en común con los sinarquistas y cuáles son las diferencias entre ustedes y ellos?

Los sinarquistas tienen cierta diversidad. Aunque al principio algunos defendían un gobierno clerical similar al de la España franquista, otros eran nacionalistas revolucionarios. Ahora se han reconstruido y tienen avances muy importantes. Sin embargo, ellos están más interesados ​​en el trabajo social y los proyectos productivos. Nosotros nos enfocamos más en la doctrina. Otra diferencia es que muchos provienen del occidente del país. Los fundadores del Frente Nacionalista son principalmente del sur. Los sinarquistas tienen una organización mas grande pero nosotros estamos presentes en muchas partes del país.

¿Qué los diferencia del EZLN en el sureste de México?

La guerrilla zapatista es un movimiento libertario-izquierdista. Actualmente están muy desacreditados, ya que muchos los consideran una herramienta del sistema. Sin embargo, fueron de los primeros en desafiar la noción misma de modernidad en una época donde se hablaba del “fin de la historia” y se aclamaba al mundo occidental como la única civilización “válida”. Sacaron a la luz el México profundo e indígena pero nosotros somos distintos. Queremos que todas las personas aprendan la lengua nativa de su región y se identifiquen con ella. Vemos la indianidad como una forma de unir a las personas. En cambio, ellos apoyan la segregación. No estamos de acuerdo con eso.

¿Cómo es la actividad nacionalista en México? ¿Hay dificultades con las autoridades o las pandillas?

En México, las leyes y las instituciones existen solo en papel. Se mantiene una apariencia de orden debido a los fuertes valores y la conciencia de la gente común. Sin embargo, tanto los políticos de izquierda como los de derecha suelen reclutar mercenarios que sirven a sus intereses. Los anarquistas y las feministas son su herramienta preferida ahora. Son el fruto del individualismo liberal y el egoísmo capitalista. Los nacionalistas defendemos lo colectivo. Por eso quieren destruirnos.

Leon Degrelle, luego de conocer a los cristeros en México, se inspiró en ellos y creó su Movimiento “Christus Rex”. ¿También obtienen inspiración e ideas del otro lado del océano?

Muchos de nuestros miembros leen a Julius Evola, Alain De Benoist, Edouard Alcantara, Alexander Dugin y autores del pasado como los de la Revolución Conservadora en Alemania. Los líderes europeos de la tercera posición también gozan de gran estima. Sin embargo, somos críticos con los partidos patriotas liberales como VOX España por su postura pro-capitalista. Los partidos euroescrépticos y el presidente Trump en los Estados Unidos pueden ser un paso adelante, pero no son la solución.

Somos nacionalistas polacos, somos católicos, pero no renunciamos a nuestras raíces originales precristianas porque la sangre de nuestros antepasados ​​corre dentro de nosotros, tenemos rasgos hereditarios que se remontan a decenas de miles de años, que son parte de nuestro personaje hoy. ¿Qué lugar tienen los aztecas en la identidad mexicana?

Los pueblos nahuas, entre ellos los aztecas, gobernaban el altiplano central. Sin embargo, mientras que la mayoría de los europeos pertenecen a una sola familia linguística, en México tenemos más de once. Esos pueblos son de mas antigüedad que los aztecas. En este sentido, los huicholes (parientes lejanos de los aztecas) son los únicos indígenas que han conservado por completo su religión precristiana. Los mismos aztecas, además, describieron a las tribus del norte como salvajes. Sin embargo, no existe un mito o recuerdo del pueblo huichol sobre el sacrificio humano ni nada parecido. Afortunadamente, la gente ha comenzado a cuestionar versiones de la historia tan sesgadas y falsas que manchan el buen nombre de nuestros antepasados indígenas. Los monjes cristianos vieron una conexión entre el cristianismo y las antiguas tradiciones de esta tierra. Muchos de ellos intentaron preservar el conocimiento antiguo. También existen sorprendentes paralelos entre la antigua mitología pagana europea y la mitología de los aztecas. Tenemos que aceptar el pasado para sanar nuestro presente.

¿Cuál es la actitud del pueblo mexicano hacia el Frente? ¿Qué clases sociales y grupos de edad confían más en ustedes?

El frente atrae a personas de clase media, en su mayoría menores de 45 años. Esto no significa que los nacionalistas mexicanos de la vieja guardia, no quieran unirse a nosotros. Sin embargo, ellos prefieren educar a todos los nacionalistas sin integrarse en una organización en particular. Nuestras filas son predominantemente rurales, a diferencia de los grupos nacionalistas europeos, que son en gran parte urbanos.

¿Cuál es su posición en el trabajo social?

El sistema ha acostumbrado a la gente a depender de las ayudas que otorga el gobierno o de las ONG. Es por ello que los activistas que se dedican al trabajo social con las siglas del frente no lo hacen para ganar seguidores, sino para ayudar a los necesitados. Una buena doctrina debe conducir a una buena acción. Muchos lo vieron después del terremoto de 2017. Muchas personas que antes veían con malos ojos al nacionalismo finalmente se unieron a nosotros.

En su país, hay muchos grupos étnicos que componen la identidad mexicana. ¿El nacionalismo multiétnico conlleva desafíos?

El pluralismo cultural iberoamericano es muy diferente del “multiculturalismo” de la globalización. El primero es identitario. El segundo busca destruir las identidades. Nuestros países son muy diversos. Es verdad que la conquista española es un tema polémico, pero la identidad nacional peruana, mexicana o boliviana se encuentra en mejores condiciones que la propia de España, que vive una ola de separatismo y anexión a Europa.

En cuanto a la inmigración, las modernas repúblicas centroamericanas fueron fundadas por terratenientes egoístas que se negaron a liberar a sus súbditos y eligieron una alianza con Estados Unidos y Gran Bretaña en el siglo XIX. En vista de que ellos se separaron de México, la libre circulación de personas entre sus países y nosotros debe ser el resultado de una unión política.

Las “caravanas migrantes” son incursiones agresivas destinadas a desestabilizar la región e influir en el entorno político de Estados Unidos en relación a las elecciones. Su objetivo es crear problemas, no unidad. Por tanto, es responsabilidad del estado mexicano ejercer su soberanía e imponer controles fronterizos que permitan un flujo ordenado de personas.

¿Qué papel juega la identidad étnica en sus creencias sobre la inmigración? ¿Cuál es la importancia del concepto de “Hispanidad” para ustedes?

En cuanto a la Hispanidad, es indudable que la conquista española detonó la unificación de las diversas regiones del país y que las instituciones tradicionales no se extinguieron por completo. El mundo iberoamericano tiene potencial suficiente para constituir un bloque regional en si mismo. Depende de nosotros si queremos quejarnos toda la vida o hacer algo que salve nuestro futuro.

Casi la mitad del territorio le fue arrebatado a México en 1848 después de la intervención estadounidense. ¿Creen que estas tierras todavía pertenecen a México?

Reconocemos las consecuencias de la intervención estadounidense en México y el control que ese país ejerce sobre esos territorios como resultado de la guerra y los tratados resultantes. Sin embargo, rechazamos la legitimidad de estos tratados. Deberíamos hacer lo que están haciendo las autoridades bolivianas. No llaman a la guerra contra Chile, no desafían a las autoridades chilenas en las tierras ocupadas por Chile desde la Guerra del Pacífico ni incitan a la violencia, pero reconocen e sus leyes internas estos territorios como zonas ocupadas.

En cuanto a la diáspora mexicana en estos territorios, ¿hay alguna manera de radicalizarla a su favor, para que pueda regresar a México a través del proceso de repatriación y trabajar por el Frente y por el verdadero nacionalismo mexicano?

Antes de la Primera Guerra Mundial, los mexicanos en Nuevo México y otros territorios bajo control estadounidense comenzaron a organizarse. Pensaron que era inminente otra guerra entre Estados Unidos y México, y que estas tierras podrían eventualmente volver a la soberanía mexicana. La Revolución Mexicana debilitó a nuestro país y en la Primera Guerra Mundial, elegimos el bando alemán y perdimos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses desactivaron esa amenaza usando la conocida táctica de “divide y vencerás”. Desarrollaron una política de integración de los mexicanos en la cultura estadounidense a la vez que apoyaban el “nacionalismo chicano”, un movimiento de izquierda radical que tiene como objetivo crear el país de “Aztlán” que sería independiente tanto de México como de Estados Unidos. Tanto los integracionistas como los chicanos quieren mantener a la gente alejada del nacionalismo mexicano. Votan por Hillary Clinton y apoyan todo tipo de tendencias liberales e izquierdistas.

Los estadounidenses saben cómo lidiar con eso. Cuando ocuparon Nuevo México en 1846, la población mexicana los odiaba tanto que la región permaneció muy inestable aún varios años después de la guerra. Los estadounidenses resolvieron este problema mediante la educación, creando dos identidades artificiales: “hispanoamericanos” y “nativos americanos”. Esta es una lección para nosotros. No podemos permitir que estas cosas vuelvan a dividirnos.

¿Cómo califica la política del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hacia México?

El presidente Trump defiende los valores conservadores y comprende que las políticas neoliberales de libre comercio han tenido un efecto devastador, incluso en los hogares estadounidenses. El gobierno mexicano debería aprovechar esto, protegiendo la agricultura y otras industrias afectadas por los tratados de libre comercio. Sin embargo, debemos Trump protege los intereses estadounidenses. Los chinos están desafiando la supremacía estadounidense y él lo sabe. Si nuestro gobierno obedece los deseos de Trump, también obedecerá los deseos de los demócratas si regresan al poder. Esto es muy negativo.

¿Las empresas estadounidenses en México están beneficiando a los mexicanos?

Los salarios en México son muy bajos. La mayoría de los trabajadores solo tienen seis días de vacaciones al año. Las jornadas laborales abarcan la mañana y terminan hasta por la noche, sin que el empleado tenga tiempo para disfrutar de la vida o criar a sus hijos. Es duro reconocerlo pero muchas empresas extranjeras suelen ofrecer mejores condiciones de trabajo y un mejor entorno laboral. Por eso creemos que las leyes, las instituciones y el orden político de nuestro país deben cambiar. Es necesario establecer una nueva cultura laboral.

Las amenazas de hoy son globales y muchos nacionalistas consideran necesario mantener una relación entre verdaderos nacionalistas para que podamos cooperar en todo lo que podamos. ¿Cree en el éxito de tal idea?

Sí lo es. Actualmente estamos tratando de fomentar una cooperación fructífera con los nacionalistas de América del Sur, Europa y otras partes del mundo.

¿Qué mensaje enviaría a los nacionalistas polacos y europeos?

Los conservadores contemporáneos y los liberales progresistas se han asociado con los huérfanos del marxismo para crear los dogmas políticos de nuestro tiempo, y estos son aceptados unánimemente por los medios de comunicación, las empresas y las instituciones, tanto seculares como religiosas.

Cualquiera que cuestione la “corrección política” puede ser retratado por ellos como un “disidente”, y eso es una trampa.

Los reaccionarios, que centran su lucha en atacar la ecología, los derechos de las mujeres, el bienestar animal y la justicia social, están enojados porque hacen pensar que esas cosas pertenecen a la izquierda, lo cual no es cierto. Todas son cuestiones de nacionalismo y debemos recuperar lo que por derecho nos pertenece.

El triunfo del capitalismo liberal no resolvió los problemas de la humanidad. Todavía están aquí y van a empeorar. Ha llegado el momento de enseñar a los reaccionarios que no basta con rechazar la ideología de género, el laicismo y el relativismo. El objetivo más importante debe ser la justicia social.

Gracias por tu entrevista. Mantengamos el uno al otro en nuestras oraciones. Es nuestra tradición que las últimas palabras de cada entrevista pertenecen a nuestro interlocutor:

Los nacionalistas son verdaderos rebeldes, verdaderos revolucionarios, los que trabajan por el bien de la humanidad, defensores de la verdadera diversidad.

Polonia y el resto de los pueblos eslavos sin duda desempeñarán un papel importante en el despertar de la humanidad para el bien de Europa y de todas las naciones.

La entrevista fue realizada y traducida por Michał Szymański.

Related posts

México ante un posible conflicto en Taiwán

Juan C. López Lee

La falsa revolucion en Chile. Una leccion para todos.

Juan C. López Lee

Los berrinches de Donald Trump. Oportunidad desaprovechada.

Juan C. López Lee