Política

Ricardo Anaya y su respaldo a Biden

El resultado de las elecciones presidenciales en Estados Unidos aún está pendiente, pues por más que los medios puedan haber anunciado la victoria de Joe Biden, aún quedan recursos que Donald Trump puede extender hacia los tribunales para pedir un recuento masivo de los votos y revertir el resultado.

Cabe señalar que en México muchas organizaciones políticos y colectivos han sido cuestionados en las últimas semanas por haber incurrido en mensajes de apoyo a uno u otro candidato en Estados Unidos

En el caso del Frente Nacionalista de México, la crítica deriva del contacto entre nuestro movimiento y algunos simpatizantes de Donald Trump en nuestro país, que tuvo por objeto hacernos notar ante prensa y exigir atención al problema de los migrantes centroamericanos en Chiapas.

Claro está que en todo momento tratamos de mantener este asunto como algo tangencial que no tiene injerencia en la orientación general de nuestro movimiento, más allá de decir que si Donald Trump cuestiona la globalización tal cosa constituye un paso adelante en relación a Biden.

Sin embargo si resulta deplorable que el candidato panista Ricardo Anaya haya publicado un mensaje de abierto apoyo a Joe Biden en sus redes sociales sobre texto de luchar contra el populismo.

Está claro que en este momento hay poco espacio para estas divergencias cuando estamos viendo una conquista de las instituciones a cargo de los grupos de izquierda patrocinados desde el gobierno.

Pero aún así, censurar a Ricardo Anaya es una obligación de todos cuando estamos hablando de una persona que en el debate presidencial de Tijuana en el 2018, públicamente alabó a las mujeres mexicanas que contraían matrimonio con inmigrantes extranjeros, como si semejante frivolidad fuese digna de mención o felicitación.

¿Qué habría pasado si algún candidato en Estados Unidos o algún político de importancia hubiera pedido el voto para López Obrador o para Pepe Meade?

¿No sé habrían envuelto todos en la bandera nacional para denunciar una injerencia de un extranjero en un proceso electoral propio?

Censurar a Ricardo Anaya es un deber de todos, es un acto de congruencia y un acto de patriotismo, más allá de cualquier coincidencia que pueda haber en lo futuro con sus simpatizantes.

Related posts

El linchamiento mediático contra Calderón

tunaroja

La lógica de la mentira en Baja California. Mandatos de dos años.

Juan C. López Lee

El racismo de Yeidckol Polevsky. ¿Donde quedó la CONAPRED?

tunaroja